viernes, 13 de marzo de 2009

Le toca a Polonia.

Nuestra alumna Adrianna Lugowska nació en Szcezcin, Polonia. Como a otros, le pedí que seleccionara una noticia ocurrida en la actualidad en su país, para seguir conectando nuestro pequeño mundo estudiantil con la realidad europea. De la Gaceta de Varsovia nos recorta este titular: "Después de dos años de lucha, murió Zbigniew Religa". ¿Quién es este, diréis vosotros? Pues una eminencia: cardiólogo y político, fue el primer polaco que realizó con éxito un transplante de corazón en su país (1986). Murió el 8 de marzo, después de dos años de lucha contra un cáncer, a los 70 años de edad. En los últimos años fue miembro del PiS (Prawo i Sprawiesliwosc) y uno de los políticos más conocidos en Polonia. Era también Caballero de la Orden del Águila Blanca.
¿Qué sabemos de los políticos de Polonia? ¿Qué sabemos del nivel de su medicina? ¿No os parece interesante tener un acercamiento a la realidad europea gracias a la conversación con vuestros compañeros?
Os cuento un pequeño sucedido. Hace ya varios años llegó a mi aula un chico de Armenia (el único alumno armenio que yo he tenido). Se llamaba (y espero que se siga llamando) Vadges Gasparian. Chapurreando el español me explicó de dónde venía, y yo le pregunté: ¿De Erevan? No os podéis imaginar la cara de alivio que puso el muchacho al ver que alguien en España sabía cuál era la capital de Armenia.

4 comentarios:

Ester dijo...

Anda fue en Polonia donde se hizo el primer transplante de corazón yo creía que había sido en EEUU es interesante que habléis de cosas y de otras así un poco de todos los países.

Anónimo dijo...

madre mia ester... dice que fue el primer Polaco en hacer un trasplante en Polonia......

Anónimo dijo...

madre mia ester... dice que fue el primer Polaco en hacer un trasplante en Polonia......

j.j. garcía dijo...

Para vuestra información: en efecto, Ester se ha despistado un poco, y no ha caído en que dice que fue el primero en hacer un transplante con éxito en Polonia. El primer transplante mundial lo hizo el sudafricano Christian Barnard, en 1967.